04 enero 2018

Papeles para la oralidad

En formato de libro electrónico, el indiscutible maestro de los estudios romancísticos, Giuseppe Di Stefano, publica este hermoso libro en el que "se recopilan por vez primera todos los textos del género romance que se han documentado, enteros o fragmentariamente, en manuscritos e impresos, desde el más temprano testimonio conservado, algo posterior a 1421 (texto 87), hasta los fechables no más allá de 1520; año que en la historia de la imprenta suele cerrar la llamada época de los post-incunables. Se registran asimismo las variantes de cada romance atestiguadas en la misma centuria. Se busca, por tanto, la exhaustividad de esta primitiva documentación directa del romancero, género que se afirma como síntesis de poéticas y culturas."
Como agradecimiento al profesor Di Stefano y en reconocimiento de su magisterio y de su tenaz trabajo en la oralidad literaria, transcribo el colofón de los editores: "Esta preciosa edición del Romances, I que nos ha preparado Giuseppe Di Stefano se termina de editar al final de la primavera del año 2017, mientras se descompone la triste y espaciosa españa, por la corrupción y la codicia de los gobernantes."

03 enero 2018

Migración, parentesco y comunidad


STANLEY BRANDES: Migración, parentesco y comunidad. Tradición y cambio social en un pueblo castellano. Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2017.


La colección DE ACÁ Y DE ALLÁ, FUENTES ETNOGRÁFICAS (CSIC) saca a la luz esta joya de los estudios de etnografía, publicado en ingés por su autor, Stanley Brandes, en 1975, como resultado de sus trabajos de campo realizados entre 1969 y 1973.
El estudio de Brandes "trata de un pequeño pueblo abulense llamado Becedas. ubicado a casi mil metros de altura en las estribaciones de la Sierra de Gredos... Un detallado retrato de un pueblo en el que regían unas formas de vida comunitaria bastante extendidas por Castilla, pero ya casi por completo desaparecidas. El libro cuenta paso a paso las transformaciones radicales en las relaciones económicas y sociales que se experimentaron no solo en Becedas, sino también en centenares de pueblos agrícolas en aquellos años. Se tratan varios aspectos del éxodo rural: su magnitud, las diversas motivaciones de los migrantes y las relaciones entre estos y los vecinos del pueblo. Durante los últimos años del franquismo, y a pesar de la emigración aguda, los mecanismos tradicionales de integración social no solo sobrevivieron, sino que salieron reforzados. Se retrata aquí una visión de un momento histórico, efímero en la vida rural castellana y que ha pasado ya a la memoria, pero que aún permanece como un testimonio de la capacidad humana de luchar para conservar un sentido de comunidad."

La verdadera vida de Villar del Río



José Manuel Fraile publica La vida tradicional en Guadalix de la Sierra (Madrid), un libro que el autor dedica a “cuantos, solo con lo imprescindible, supieron afrontar la dura brega con alegría y aún tuvieron la fuerza de contar, cantar y bailar para distraer la vida”. 
 
En 1952 al coche que hacía la línea Madrid-Guadalix de la Sierra el cine dolido y anarquista de Berlanga le cambió el rótulo por el de Villar del Río. Se rodaba  Bienvenido, Mr. Marshall. Muchos vecinos de Guadalix aparecieron en la película como figurantes, vestido de falsos flamencos (España imaginada por el americano benefactor al que España imaginaba) y cobrando por ello cinco duros los adultos y veinte pesetas los niños. 
Aquellos gualiseños vivían los últimos momentos de una secular vida rural difícil, la que en el film de Berlanga se oculta tras el cartón-piedra de los decorados, la misma que ahora se desvela en las páginas esmeradas, precisas, detallistas, delicadas páginas de memoria colectiva que componen La vida tradicional en Guadalix.
Compendio de un mundo que fue y que nos ha hecho a todos, el libro de José Manuel Fraile acoge un sinfín de documentos del archivo memorial de esta tierra, referidos a la cultura material y a la tradición oral. De la primera dan cuenta los informes y fotografías tocantes a las formas de construcción, el ajuar doméstico, la indumentaria, la vida agrícola y ganadera, los ritos asociados al nacimiento, el amor y la muerte o las costumbres vinculadas a la cadencia festiva del calendario. El frondoso repertorio de la tradición oral gualiseña florece en la segunda parte del libro testimoniando la tradición de los guitarreros y extendiéndose en etnotextos del cancionero infantil, del romancero, del cancionero adulto, de oraciones, fórmulas, ensalmos, conjuros, cuentos y leyendas…
Más allá de la contingencia que sitúa a Guadalix a cincuenta kilómetros de la capital, esta Vida tradicional retrata con precisión y respeto la España que perdimos, creyendo que era la España que desechábamos (por antigua y por pobre) e ignorando que era la España que tendríamos que entender para entendernos. El libro de José Manuel Fraile es la memoria de su curiosidad por la vida de quienes nos dieron la vida, y a la vez la memoria de la vida de todos.



30 diciembre 2017

Música y tradición oral en Gaena

Víctor M Trujillo publica Música y tradición oral en Gaena y su entorno (Lamiñarra, 2017), un trabajo en el que da a conocer el amplio y variado folklore de la comarca cordobesa. El material publicado se distribuye en cuatro secciones: romancero, cancionero, oraciones y cancionero infantil, e incluye un CD con fragmentos de las entrevistas realizadas a los informantes que han colaborado en su elaboración.

El cancionero popular infantil en educación

Dirigido especialmente al profesorado de educación infantil y primaria, el nuevo libro de Pedro Cerrillo y César Sánchez Ortiz (Síntesis, 2017) ofrece una aproximación al cancionero popular infantil con el objetivo de facilitar su práctica en las aulas y poner en práctica un primer acercamiento del escolar a los textos poéticos.

Folklore sefardí en Rumanía

El profesor Ion Talos publica este hermoso libro (Bucarest, Hasefer, 2017) en el que hace historia de las tradiciones de las comunidades sefarditas en Rumanía y recopila un repertorio extenso de textos romancísticos y líricos.

El romance del caballero al que la muerte aguardaba en Sevilla

Edición de Pedro M. Piñero y José Manuel Pedrosa. Prólogo de Giuseppe di Stefano. México, 2017.
"Historia y memoria, noticia y mito, realidad y ficción se conjugan y contradicen en un libro que, en su arriesgado viaje desde el centro hacia los márgenes de la fábula, recorre hasta treinta y seis obras literarias que evocan treinta y seis celadas que se resuelven en treinta y seis actos criminales"

La penúltima y mejor edición del Quijote

Silvia Iriso y Gonzalo Pontón firman esta edición del Quijote, promovida por la editorial Vicens Vives y dirigida a estudiantes universitarios. "Dicen -y no sólo en la sede de la editorial. que es la mejor edición de uso de que puede disponerse hoy. La más equilibrada y solvente. Juzgue usted. Quién sabe si estará de acuerdo" (los editores)

Tiempos de lírica, de cine y de cocina

Cocina histórica gaditana, de Manuel J. Ruiz Torres (Ediciones Mayi, 2017), "un libro de recuerdos personales y colectivos que quiere recuperar nuestra memoria". Prólogo de María Jesús Ruiz: "Sabor a memoria"
Cosas que no creeríais, una vindicación del cine clásico norteamericano, de José M. Benítez Ariza (Publicacions de la Universitat de València, 2016), "Este ensayo recorre el núcleo cordial de lo que hoy entendemos por cine clásico norteamericano y sus amplios y sorprendentes márgenes"
Juglares del siglo XX: la canción amorosa, pop rock y de cantautor, de Elisa Cosntanza Zamora (Universidad de Sevilla), "la naturalidad del hecho poético"


Cuaderno de campo

La zambomba de Arcos de la Frontera. Cuaderno de Campo
Elaboración y coordinación de María Jesús Ruiz y María Ángeles Robles, con la colaboración de la Asociación de Mujeres Beatriz Pacheco de Arcos de la Frontera. Consejería de Igualdad de la Junta  de Andalucía, 2017.



La reciente declaración de la zambomba de Jerez y Arcos de la Frontera como Bien de Interés Cultural (BIC) nos advierte sobre el altísimo valor patrimonial de la tradición oral de esta comarca. En el caso concreto de Arcos, su población es muy consciente, desde hace décadas, de que su patrimonio poético-musical constituye su perfil identitario más sobresaliente, de manera que han sido varias las iniciativas populares encaminadas a protegerlo y difundirlo. De entre todas estas iniciativas, el protagonismo lo han tenido sin duda los grupos y las asociaciones de mujeres que desde los años setenta del siglo XX y hasta hoy mismo –primero de manera espontánea y luego de forma más institucionalizada– han venido manteniendo la zambomba como el ritual clave de la transmisión tradicional.

Este Cuaderno de campo, promovido por la Asociación de Mujeres Beatriz Pacheco, tiene dos objetivos primordiales: de una parte, catalogar y sistematizar el repertorio poético tradicional transmitido en la zambomba; de otra, ofrecer una herramienta útil para todas aquellas personas que quieran formarse como recolectores de dicho repertorio, contribuyendo así a enriquecerlo y a ponerlo en valor.

Incluye:antología de romances y canciones, manual de encuesta (cómo recopilar, transcribir y catalogar textos de tradición oral; fichas de encuesta; guía para la recopilación del repertorio de la zambomba), bibliografía y discografía.





26 octubre 2017

Petición de colaboraciones para el vol. VIII del Boletín de Literatura Oral

Se encuentra abierta la recepción de artículos para el volumen VIII del Boletín de Literatura Oral (https://revistaselectronicas.ujaen.es/index.php/blo), editado por la Universidad de Jaén. La convocatoria está dirigida a la comunidad científica y universitaria, tanto nacional como internacional. Solo se admiten trabajos completamente inéditos que no estén siendo considerados por otras revistas.

Los artículos, deben enviarse a través de la plataforma electrónica de la revista, en la que es preciso registrarse como Autor:
Se considerarán todas aquellas aportaciones dedicadas a la tradición oral en el ámbito hispánico desde la perspectiva de estudio literaria, histórica, paremiológica, lingüística, musicológica, etc. Los trabajos presentados podrán redactarse en cualquier lengua romance, además de en inglés.
El BLO está indexado en ESCI (Web of Science), SCOPUS, CIRC, Dialnet, DICE, Dulcinea, EBSCO, ERIH PLUS, ISOC, Latindex, MIAR, REDIB, RESH y ULRICH'S

19 octubre 2017

Odres nuevos



Odres nuevos, retos y futuro de la literatura popular infantil. IV Jornadas iberoamericanas de investigadores de Literatura Popular Infantil, Cuenca, 17 a 19 de junio de 2015

En este volumen se recogen diversos trabajos sobre las líneas de investigación, el futuro y los retos a alcanzar en el campo de la poesía y la narrativa popular infantil así como su aprovechamiento didáctico. En ellos se aborda, entre otras cuestiones, la vigencia y presencia del Cancionero Popular de Tradición Infantil en la obra de diversos autores así como la pervivencia, la fijación escrita y los nuevos desafíos a los que han de enfrentarse los cuentos y relatos de tradición oral.

https://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=653846

18 octubre 2017

Los paisajes de la voz

Con el título de Los paisajes de la voz. Literatura oral e investigaciones de campo se ha publicado el primer volumen extraordinario del BLO (Boletín de Literatura oral de la Universidad de Jaén). El libro recoge 35 trabajos que revisan de forma muy exhaustiva la investigación de los diversos géneros literarios orales en toda la Península, Baleares, Canarias y comunidades sefardíes. Accesible en línea en http://revistaselectronicas.ujaen.es/index.php/blo/issue/view/BLO.%20N.%C2%BA%20extraordinario%201/showToc


De cultura popular. Entrevista a Luis Díaz Viana



Luis Díaz Viana: “La cultura popular es reliquia, eco de un pasado, pero también es subversiva y transformadora”


Luis Díaz Viana (Zamora, 1951), profesor de investigación del CSIC y algunas otras cosas, es, sobre todo, antropólogo, es decir, hombre que mira al hombre, en una observación que conjuga la intuición de la poesía y el rigor de la ciencia. Ensayista, poeta y novelista, ha recibido recientemente dos premios que le alegran: el de Humanidades y Ciencias Sociales de Castilla y León y el Premio Diálogo; ambos destacan su papel como antropólogo de la contemporaneidad y su lucidez en los estudios de cultura popular.
¿Cómo y cuándo comienza su interés por la cultura popular?
Muy tempranamente, en mi entorno familiar, y era entonces un interés sobre todo relacionado con la oralidad y lo rural. En mis primeros tiempos como catedrático de Instituto en Soria ya me planteaba mi vocación de investigador de lo popular, y entendía que la escritura antropológica debía ocuparse de dejar constancia de la cultura de quienes sólo se comunican en la oralidad, de los que están ajenos a la cultura libresca. Luego, cuando llegué a la Universidad de Berkeley (USA), a principios de los ochenta, hubo quien incluso me acusaría con el tiempo de cierta pérdida de sentido de la realidad de aquí, cuando –en mi opinión- lo que me ocurrió fue justo lo contrario; así que siempre he declarado que yo las preguntas las llevaba “puestas” cuando llego a Estados Unidos. Lo que allí se produce es mi encuentro con la llamada “antropología postmoderna” desde la que algunos antropólogos se hacían las mismas preguntas que yo me venía haciendo para acabar en una parecida respuesta: juntar todo en mi vida (tradición filológica, antropológica, narrativa). Y reflexionar sobre el “antropólogo como autor”.
La comprensión general de lo que significa cultura popular es problemática, se mixtifica con conceptos como cultura tradicional o folklore. ¿Qué piensa sobre eso?
Cultura no es un concepto nada inocente en sí. Se atribuye a Epicuro aquello de “huyamos a velas desplegadas de toda cultura” (educación-paideia). Cultura popular resulta ser aún menos inocente si cabe. Y cultura tradicional puede llegar a funcionar como un constructo a veces decididamente perverso. Ya señalo Gramsci que la cultura popular puede ser entendida y rescatada en sus aspectos más conservadores, de reliquia y eco del pasado, pero que también lleva en sí una potencialidad subversiva y transformadora: la que a mí me interesa más. Entiendo como cultura popular lo que antropológicamente entendemos por cultura, una cultura de la gente y para la gente, no sólo de los cultos o de los artistas e intelectuales que encarnan la cultura hegemónica.
¿Propone entonces una visión diferente de la cultura, ajena a la división convencional?
Es evidente. Aquí ha tardado en entrar y aún está lejos de ser aceptada una concepción antropológica de cultura. La separación entre Cultura con mayúsculas y “la otra cultura” es muy fuerte. La cultura es el conjunto de conocimientos, expresiones, lenguajes y sistemas simbólicos de representación que un grupo humano crea y se transmite. Visto así, el afán en separar o calificar los conceptos de cultura, pueblo y tradición pierde bastante de su sentido. Desde una perspectiva antropológica toda cultura se construye popularmente y en base a la tradición (acto de entregar-tradere saberes) entre generaciones. Yo añado una perspectiva más a las dos que, siguiendo a Gramsci, apuntaba antes: la del “folklore remedo”, que en vano persigue pureza o autenticidad para devenir casi siempre en rigidez o esclerosis cultural.
¿Cuáles serían las críticas más importantes que pueden hacerse a la manera en que se ha venido recopilando, clasificando e investigando la literatura popular?
Creo que esa concepción decimonónica y romántica de lo popular idealizando al pueblo, “construyéndolo” desde una perspectiva nacionalista y esencialista (al tiempo que ignorando a la gente real y su capacidad creativa en la práctica) ha perjudicado lo que sin duda era un gran edificio teórico y metodológico. En ese separar lo popular-tradicional de lo vulgar aletea la sombra de Herder hablando de un pueblo-pueblo, el campesino, y despreciando al populacho vocinglero de las ciudades. Fijar la atención o más bien “depurar” una literatura popular, la tradicional, rural, oral y antigua es ignorar todo lo que la rodea, envuelve y la hace posible.
¿No cree usted que sean válidas, por tanto, las investigaciones centradas únicamente en los textos avalados por la tradición, los que delatan una cierta antigüedad?
Creo que resulta imprescindible tener en cuenta las intersecciones, las comisuras, los constantes caminos y puntos de contacto entre la llamada literatura vulgar y la consagrada como tradicional; esos planteamientos puristas y “salvamentistas” sobre lo tradicional-popular se han ido volviendo cada vez más insostenibles, porque mientras algunos pretendían mantener a toda costa la “autenticidad” de tales expresiones llegó la globalización que ha dejado a todo hijo de vecino “con el pie cambiado”. En la filología interesada por los cantos folklóricos ocurría con cierta asiduidad lo que en el derecho: se ha construido un corpus monolítico –lo salvable, conservable y aplicable- al que amenaza la mera sombra de la diversidad que queda fuera: resulta más fácil que el pueblo sea sólo una parte del pueblo, que se recoja y estudie lo que hace pero no cómo lo hace, que se descontextualice lo recopilado para poder juntar y comparar. La filología en estos ámbitos que comentamos se ha centrado en las encuestas folklóricas, pero ha despreciado en general el trabajo de campo continuado, no sea que nos fuéramos a enterar de algo que no nos interesaba, y ha profundizado en las técnicas de encuesta pero ha obviado la entrevista, recogiendo sólo datos muy escuetos de los informantes. Y es que los hechos escapaban a los métodos y la realidad podía estropear la teoría.
Usted ha acuñado la expresión “guardianes de la tradición”, ¿qué significa?
El término no está exento de leve ironía. La aproximación a la cultura popular se ha hecho desde distintas esferas y con diferentes propósitos o intereses. Por ejemplo, con una intención de mero divertimento o hobby; y, en tales casos, entre folklorismo y senderismo puede no haber –a veces- más distancia que la de la actividad que se desarrolla después de ir de lugar en lugar por el campo (pensemos en las sociedades de excursiones a las que tanto movía la curiosidad etnográfica); o desde la inspiración estética (para recrear formas del pasado o innovar con otras que pueden resultar vanguardistas). En el caso de la tradición filológica hay grandes luces y algunas sombras.  Yo puedo abrazar también, si no tanto la idea del autor-legión (en cuanto que despersonaliza a ese pueblo y le roba a menudo su rostro), sí la creencia de que el pueblo, la gente, el folk crea realmente; pero no que se mitifique al pueblo sin llegar a conocerlo, que se le idealice para ignorarlo y reducirlo a una especie de “archivo con boina”; hasta el punto de que esa receta recopiladora del folklorismo se convirtiera, con frecuencia, al ser aplicado por algunos creyentes de la fe en la tradición, en una suerte de “catecismo tradicional”, desde el  que lo más recomendable era plantearse pocas cosas respecto a los términos y conceptos que se habían venido empleando.
¿Las relaciones entre lo oral, lo escrito y lo impreso han sido tenidas en cuenta o han sido más negadas que investigadas?
Esos “guardianes de la tradición” mantienen una cierta prevención ante el “textualismo indidualista” que comprendo, pero parten también –a menudo- de planteamientos en exceso historicistas. Y, para mí, hay un tiempo –o un modo de entenderlo- de la antropología que no se reduce al de la historia, es decir, si observamos bien, hay continuidades sorprendentes en lo cultural, así como diferentes tiempos según la gente que vive en una misma época. Esa convicción, tan extendida en países como éste, de que sólo pueden crear cultura los cultos responde, evidentemente, a una visión elitista de cultura. Y nuestra historia, hasta hace no tanto, sólo se ocupaba de ese tipo de creaciones culturales. Pero hay más: encuentro sorprendentes otras afirmaciones según las cuales se supone que en las regiones subsaharianas o en Oceanía viven pueblos con culturas que tienen más que ver con nuestra Edad Media que las supervivencias folklóricas actuales. Lo que va tanto en contra de la antropología como de la historia. Así que, a la visión elitista, habría que añadir otra bastante etnocéntrica de la cultura.
¿Qué asuntos tiene pendientes el estudio de la cultura popular?
Falta mucho por ser recogido y comprendido, nos faltan eslabones que están ahí, esperando que los documentemos, pero resulta más cómodo -en la mayoría de las ocasiones- no complicarse la vida, es decir, pensar que lo oral y lo escrito no se interinfluencian. Muchos siguen llevando hasta el último extremo el “principio lordiano” (teoría de Lord) de lo “técnicamente oral” y arrojan indebidamente al ostracismo todo lo demás. Pero el funcionamiento de la cultura (popular o no) es más complejo. Hay que relacionar tradiciones. Hay que volver sobre todo a Gramsci, considerar sus diferentes maneras de aproximación y entendimiento de lo popular, y no definir este concepto excluyendo vertientes o estigmatizándolas. El único axioma que yo defendería respecto al discurrir de las culturas es que no hay en ellas prácticamente procesos irreversibles.
En su libro De lo propio extraño late esa idea de la mirada antropológica integradora…
Sí, hemos construido un exotismo del otro (del antiguo o del lejano), sin advertir que el conocimiento de los otros (una preocupación constante de la antropología) nace de un interés por nos-otros mismos, al menos por nuestra propia memoria cultural, por lo más cercano. Lo que resulta más importante y revolucionario es que –en efecto- la gente, los grupos humanos crean y transmiten cultura y arte; desde luego el lenguaje se inventa y transforma así: cada individuo tiene capacidad de crear y de disfrutar las creaciones humanas como parte de un gran relato humano, y nadie debería negarle ni esconderle ese derecho. El derecho y la capacidad que nos han hecho la especie que somos. Me interesa pues la cultura llamada popular y la antropología como proyecto humanizador de una humanidad siempre mejorable en la que, sin embargo, podamos encontrarnos y ayudarnos todos en la diversidad y las diferencias. Creo que, si nos identificáramos con ese gran relato, podríamos –quizá- mejorar algo este mundo cada vez más preocupante.


Esta entrevista se publicó en CaoCultura el 24 de octubre de 2016: 
http://caocultura.com/luis-diaz-viana-la-cultura-popular-es-reliquia-pero-tambien-es-subversiva-y-transformadora/